“CELESTINA, PUTA VIEJA” EN EL BURDEL A ESCENA

“El Burdel a escena” es un laboratorio para la imaginación teatral ubicado en el corazón de Madrid, en la calle sombrerería 3, Metro Lavapiés, solo para 18 espectadores.

“Celestina, puta vieja” es una versión libre de la tragicomedia de Calisto y Melibea, atribuida a Fernando de Rojas, que se publicó por primera vez en 1499. La versión está a cargo de Doriam Sojo quién además dirige este texto de la literatura universal. En su planteamiento dramatúrgico, Sojo minimiza los personajes,mostrando solo los que él cree necesarios para trasmitir la esencia de esta comedia humanística del siglo XV. En este montaje lo que se quiere es exponer la picaresca española, claramente dibujada en el subtexto de Rojas, bajo la mirada y el sentir de unos personajes fácilmente identificables para el espectador.

Nuestra Celestina no es una diosa del mal, es una busca vidas que pretende sobrevivir en una sociedad corrupta,  llena de prohibiciones. Así que cualquier parecido con la realidad, no es ninguna coincidencia.

El montaje se llevará a escena en un local muy particular que viene funcionando desde hace tres años, y que actualmente cuenta con espectáculos programados de forma ininterrumpida, y calificados de extraordinarios, por lo arriesgado de su dramaturgia y composición.

CELESTINA

En esta “Celestina, puta vieja” los personajes se han construido desde la verosimilitud interpretativa, con el fin de crear una conexión con el público. Se rompe constantemente la cuarta pared para que los espectadores se puedan fundir con la historia, y generar una experiencia cercana, nada endiosada de este texto clásico.

Con un vestuario a temporal, pero muy bien cuidado en su realización por los chicos de Tocado y Hundido; Silvia Vivó, Héctor Gutiérrez, Cristina González del Valle y Alberto Asenjo darán vida a unos personajes conocidos por todos y todas, que debéis redescubrir en El Burdel a escena, donde en 70 minutos aproximadamente se pretende coger de la lamo a los visitantes para sumergirles en este pícaro mito de la pasión de ánimo de Calisto y Melibea, unida astutamente por la “Celestina, puta vieja”.

Anuncios